Preparar el jardín para la primavera
terraza con flores

Preparar el jardín para la primavera

La primavera de 2021 ya está aquí, y entre otras tareas pendientes: tienes que preparar tu jardín. Si siempre es importante que se vea bonito este año ni te cuento. Hoy te explicamos varios trucos y consejos para preparar el jardín para la primavera.

Si con la actual pandemia por coronavirus y los periodos de cuarentena y estado de alarma hemos sabido redescubrir nuestros espacios de terrazas y jardines, ahora toca agradecérselo. Además, aún no sabemos si nos tocará estar en 2021 más tiempo en nuestro jardín que en la calle. Así que mejor pretexto para preparar bien tu jardín para que en la primavera 2021 luzca más bonito que nunca no lo vas a encontrar.

El jardín, por mucho que se haya cuidado durante el año ha perdido muchas de sus plantas del verano anterior y la tierra ha sufrido las inclemencias climatológicas del invierno. Sobre todo de este invierno que ha tenido nevadas y heladas como hacía tiempo que no se veían.

Es primavera: las flores lo primero

Es cierto que hoy en día hay especies vegetales muy resolutivos y bonitas para cualquier jardín en cualquier época del año… seamos sinceros. Lo mejor de la primavera y lo más característico y hermoso son las flores. Así que no descuides incluir especies con flores, si no lo haces te quedarás como el dicho “un jardín sin flor…” o como quien tiene un tío en “Granaá”, que ni tiene tío ni tiene na.

La mayoría de las especies de plantas con flores que teníamos de la primavera anterior no rebrotarán este año. Así que tendremos que elegir bien nuevas especies y replantar para volver a disfrutar de un jardín repleto en esta primavera 2021. Sobre todo si no hemos tomado medidas durante el invierno para que las plantas del 2020 sobrevivan, cosa que seguramente haya ocurrido.

Pero antes de plantar hay que preparar la tierra y hacer otros cuidados previos.

Veamos todos los pasos necesarios.

Eliminar las malas hierbas

El primer paso será limpiar el jardín de las malas hierbas. Son esas que crecen en cualquier momento del año, ¡¡ojalá nuestras plantas deseadas creciesen igual!! Las malas hierbas pueden dar al traste y echar a perder el mejor de los jardines, así que lo primero, ponte a ello.

Cuando hablamos de eliminar las malas hierbas no sirve con cortarlas y listo. Que no las veas no significa que no estén ahí. Hay que eliminar las raíces totalmente. De no hacerlo simplemente volverán a brotar con rapidez. Estas hierbas tienen la cualidad de surgir de manera rápida sin apenas alimento, se adaptan a cualquier circunstancia y crecen robando el alimento a las plantas y flores que de verdad queremos que broten.

También existen herbicidas en el mercado que puedes utilizar. Pero asegúrate de que este tipo de productos no puedan provocar efectos secundarios o dañar las plantas que deseas plantar.

Hay una tendencia de gente que cree que dejar brotar las hierbas es respetar a la naturaleza. Si piensas así es respetable pero seguramente estar renunciando a tener un jardín bonito y sano. Las malas hierbas robarán recursos alimenticios a las plantas que tu plantes y les costará mucho más brotar y desarrollarse.

Las malas hierbas tienen la cualidad de aprovechar cualquier alimento para otras plantas con lo que “ahogarán” a otras especies que plantes. Además, muchas de ellas atraen a plagas de mosquitos y otros insectos. Así que si alguna de tus plantas consigue sobrevivir es muy probable que sean víctimas de alguna plaga posterior.

Preparar la tierra

Cualquier planta necesita de tres cosas fundamentalmente: luz, agua y una buena tierra. Cuando decimos una buena tierra nos referimos a una tierra rica en nutrientes y lista para facilitar el alimento a las plantas que sembremos.

Las tierras suelen verse muy afectadas por el frío y se empobrecen. Por eso con la llegada de la primavera hay que trabajarlas un poco para que vuelva a ser una tierra fértil en la nueva primavera.

No es casualidad que tengas que hacer esta labor después de eliminar las malas hierbas. Si primero enriqueces la tierra lo que harás será fortalecer las hierbas.

Lo primero para tratar la tierra es eliminar los residuos secos que veas: ramas y hojas secas sobre todo. En el mercado hay productos que favorecen el enriquecimiento del suelo y prepararlo para la nueva temporada.

También es bueno que trabajemos la tierra para que se suelte. Esto significa eliminar los terrones de tierra dura que veamos. Para eso hay que cavar las primeras capas de la tierra y removerla tierra convenientemente. También aprovecharemos para añadir sustrato, el mejor enriquecedor para nuestra tierra de jardín y algún otro tipo de abono orgánico y mezclarlo bien.

Así conseguiremos una tierra enriquecida para nuestras nuevas plantas y blanda para facilitar sus brotes y crecimiento.

El césped: revisar y replantar

Una vez que tengas todas estas tareas hechas ya será momento de replantar el césped e ir dejándolo bonito allá donde esté. Repoblar las zonas más dañadas durante el invierno es fundamental en esta fase.

Ir cortándolo desde un primer momento favorecerá su saneamiento y su crecimiento homogéneo y uniforme en toda su extensión.

Pasar lista al riego

Si tienes instalado un sistema de riego bien sea por aspersión, goteo o cualquier otro sistema, es momento de hacer una buena revisión.

Durante el invierno pueden haberse taponado conductos o roto algunos manguitos o tuberías. Además con el jardín limpio y la tierra blanda es el mejor momento para poder operar con él antes de plantar nada.

Si tenemos algo roto y nos damos cuenta después nos costará más trabajar en la reparación. Así mismo durante la misma podremos dañar alguna de las plantas de este año. Aprovecha estos momentos iniciales para hacer las comprobaciones y reparaciones o renovación de los elementos que sean necesarios.

Las plantas: lo más importante

Y ya en la última fase llega el deseado momento de replantar. Aquí ya las opciones son muchas y depende del gusto de cada uno. Podremos añadir plantas más grandes y con resistencia al invierno o plantas de temporada o de menor tamaño.

En cualquier caso recuerda que necesitarás plantas de exterior, claro. Si quieres tener un buen jardín es momento de diseñar un poco lo que quieres antes de plantar sin ton ni son.

Combinar especies que florezcan en distintas épocas durante la primavera y el verano nos asegurará más de medio año de un bello jardín. La combinación de colores y tamaño también podrá potenciar la belleza de nuestro jardín.

Cuando termines con el jardín a lo mejor te gustaría conocer algunos trucos que podrías emplear en tu salón.

Conoce las ventajas de la orientación de tu casa y aprovecha el sol de la primavera.

Deja un comentario

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy Policy and Terms of Service apply.